Educación

Notas y conversaciones sobre la lectura, la escritura y la educación

¿Bajo qué condiciones podrían las innovaciones pedagógicas mejorar el desempeño de los alumnos?

¿Bajo qué condiciones podrían las innovaciones pedagógicas mejorar el desempeño de los alumnos?

foto: pexels

Por

Anne-Marie Chartier

(…) Una innovación sólo es eficaz para los alumnos cuando el profesor puede dominarla, es decir, anticipar la aplicación previendo los inconvenientes y las posibles ventajas; en otras palabras, sabiendo si puede apropiársela e integrarla a su práctica anterior. Si no es el caso, si la innovación le es impuesta desde lo alto sin que pueda darle sentido ni hacerla suya, no se puede estar seguro de que alguna vez lleguen los beneficios esperados “teóricamente”.

Por ejemplo, ¿qué pensar hoy de la introducción de herramientas digitales en la clase? La escuela no puede permanecer a distancia de esta revolución tecnológica que ha modificado la vida de las familias, la comunicación entre adolescentes y la relación de los niños con las pantallas digitales. Muchos empresarios pregonan que las computadoras producirán efectos benéficos por sí mismas, por el solo hecho de su presencia y su uso en clase, pero la guía del maestro sigue siendo esencial, como lo es en las actividades lúdicas de los métodos activos o en el uso de libros de texto. Cada profesor puede percibir rápidamente las ventajas y las desventajas que se desprenden del uso del material educativo, y puede juzgar por sí mismo el beneficio de las transformaciones introducidas.

(…) En la actual coyuntura llena de grandes cambios, el problema no es la innovación. Estamos rodeados de innovaciones políticas, tecnológicas y económicas; para bien o para mal, las queramos o no. El desafío de los profesores consiste entonces en resistir a los slogans que predican siempre mayor novedad, sobre todo cuando se trata de ofertas de material, de máquinas y programas de computadora que supuestamente resolverán todos sus problemas. Para ofrecer un mundo escolar habitable a los niños, los maestros necesitan un marco de estabilidad. Para ellos, dominar las innovaciones requiere de dos cosas. Por un lado, de un tiempo de formación continua para estar informado de la evolución de los sistemas educativos a corto y mediano plazo, y también de momentos para intercambiar opiniones con los colegas confrontando experiencias y puntos de vista. Por otro lado, requieren una gran capacidad de resistencia a los slogans del consumismo pedagógico, así como a los discursos políticos que contienen tantas promesas ilusorias como exigencias inalcanzables. La prioridad es hacer mejor las cosas con los “medios que hay a mano” para los niños que están presentes.